Antonio Gutiérrez: “Como dice Warren Buffett, la crisis actual es una lucha de clases y la están ganando los ricos”

Antonio Gutiérrez durante su conferencia donde explicó que desigualdades y especulación están en el origen de todas las crisis del capitalismo. A su derecha, el catedrático de Historia Antonio Escudero y el rector de la UA, Manuel Palomar

Antonio Gutiérrez durante su conferencia donde explicó que desigualdades y especulación están en el origen de todas las crisis del capitalismo. A su derecha, el catedrático de Historia Antonio Escudero y el rector de la UA, Manuel Palomar

La crisis actual, la crisis que desde muchos ámbitos políticos y economistas se empeñan en hacer creer que nunca antes había ocurrido, no sería tal, sino a juicio de Antonio Gutiérrez una repetición, un calco, de otras crisis capitalistas anteriores como la de Holanda de principios del s. XVII, la de Francia del XVIII, el crash del 29, etc, y cuyos caldos de cultivo  siempre fueron la especulación desorbitada y el aumento de las desigualdades. Ahora, en medio del túnel, volveríamos a estar en esta misma situación cuya única alternativa sería girar el rumbo del barco: más inversión pública y más democracia que aminorasen este incremento de las desigualdades.

Con este argumento como eje central, el exsecretario de CCOO, exdipuado por el PSOE y expresidente de la comisión de Economía del Congreso de los Diputados y predespedido en Bankía (“ya tengo la carta de despido”, confesó), el oriolano Antonio Gutierrez desarrolló su tesis en una extensa conferencia titulada “La desigualdad en el origen de la crisis del capitalismo” en la sede de CCOO de Alicante y dentro de los actos del VII Jornadas de la Ciudad de la Plataforma de Iniciativas Ciudadanas, acto que estuvo presidido por el rector de la Universidad de Alicante, Manuel Palomar, y que fue presentado por el catedrático de Historia de la UA Antonio Escudero.

En un tono académico, pero siempre lleno de un lenguaje llano y de fácil comprensión, capaz  de hacer transparente lo que otros hacen incomprensible, Antonio Gutiérrez empezó por pedir a todos los grupos políticos españoles, a los mayoritarios –PP y PSOE, por supuesto-, pero también a los minoritarios, un acto de reflexión interna que les haga escuchar lo que el ciudadano ya está expresando en la calle “porque hacer posible la democracia participativa (que se pide desde la calle) pasa por regenerar la democracia representativa”. En este punto abogó claramente por la desaparición de los liderazgos mesiánicos y la aparición de liderazgos sociales que recojan esta voz de la calle y que “cuando gobiernen hagan lo que prometen”.

En su exposición y a la hora de repartir responsabilidades sobre los causantes de la crisis, Gutiérrez cargó de plano contra las políticas neoconservadoras y ultraliberales en lo económico que impone la derecha y que solo conducen a un mayor enriquecimiento de la minoría a costa del empobrecimiento de la mayoría, pero no ahorró duras críticas al papel jugado por la socialdemocracia en el origen de la propia crisis al cuestionar algunas de sus decisiones, sobre todo en Europa.

Vista general del salón de actos de CCOO de Alicante donde tuvo lugar la conferencia de Antonio Gutiérrez

Vista general del salón de actos de CCOO de Alicante donde tuvo lugar la conferencia de Antonio Gutiérrez

En este apartado fue especialmente crítico con algunas de las decisiones de los gobiernos de Felipe González al haber antepuesto, según su visión, el crecimiento a toda costa a la economía productiva y de reparto social. En este apartado recordó la frase del propio Felipe González cuando dijo que “No importa cómo se crece, sino que se crezca”, como un paradigma de esa forma de hacer política desde una parte de la izquierda.

Gutiérrez ofreció una serie estadística que demostraría que el reparto de la riqueza en el mundo y en España no habría sido tal, incluso en países con gobiernos socialistas como lo ha sido España en gran parte del periodo democrático último. “La participación de las rentas salariales en España –aseguró Gutiérrez- permanecen estancadas en los últimos 30 años, salvo el bienio 90-92”. Como consecuencia de lo anterior citó otra seria donde la diferencia de ingresos entre los ejecutivos de una misma empresa y sus operarios solo ha hecho que crecer pasando de una proporción de 1 a 30 de hace unos treinta años a una de 1 a 531 del año 2000, datos que por sí solos ofrecen el espejo de una realidad social y económica que no siempre se hace visible.

En la parte final de su intervención el conferenciante apostó claramente y como única salida “y como siempre ha ocurrido” por unas políticas Keynesianas de estímulo público a la economía, que puedan sentar las bases de un nuevo modelo productivo que se aleje de la economía especulativa, aunque personalmente se mostró escéptico de que esto vaya a ser posible en el corto plazo en la UE. A pesar de ello, hizo un guiño para evitar por todos los medios una voladura controlada de la propia Unión, pues consideró que si las consecuencias de la situación actual son en sí mismas desastrosas en el plano social y laboral, la desaparición de la propia Europa como sujeto político/económico “serían en todo caso mucho peores”.

En definitiva, un vaticinio ciertamente pesimista en el corto plazo porque, parafraseando a su vez las palabras del magnate estadounidense Wharren Buffett, Antonio Gutiérrez está convencido de que estamos en medio de una tormenta perfecta provocada por una auténtica lucha de clases sociales. “Y la están ganando los ricos”, lamentó.

[slideshow_deploy id=’2312′]

Para conocer el programa completo de los actos de las VII Jornadas de la Ciudad pinchar en este enlace.

Esta entrada fue publicada en Actividades, Sin categoría, VII Jornadas de la Ciudad 2013 y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *