Arcadi: ¿qué prisa tenías?

Pere Miquel Campos. Hace dos días, el wahtsapp que nos unía a ti a través de tus hijos nos decía que te habían subido a planta ,y que estabas adormilado. Apenas han pasado dos horas desde que, por el mismo medio, me informan: “Ha fallecido”. Tantos días en la UCI de Puerta de Hierro, debatiéndote entre tu enorme vida y la puta muerte , para irte rápidamente. ¿Qué premura has sentido, Arcadi, para irte tan deprisa ?
No nos has dejado acompañarte, junto a tu obra depositada en el Museu de la Universitat d’Alacant.

La fría tarde del pasado 28 de febrero, un grupo de tus fieles amigos nos reuníamos, convocados por ti y por el rector Manuel Palomar para abrir una exposición de tu colección que así queda protegida de todo maltrato o desperfecto hasta que (“jo no ho voré això”, nos decías) al final, no sé cuándo, se haga y abra el Museu Arcadi Blasco en tu pueblo, Mutxamel. En aquel momento, el comisario, José Piqueras, Paco Moreno, Mauro Hernández, Pedro Torres, Carlos Mateo, Emilio Soler, Pepe Azorín, el vicerrector Carles Cortés y otros muchos que estábamos en la sala que ya lleva tu nombre, cruzamos palabras de lamento y también de una leve esperanza: al vacío que sentíamos sin ti, se unía el deseo de tu recuperación.
La lluvia, un viento y una temperaturas casi insólitas en Alacant, quedaban fuera. Dentro, nos sentíamos acogidos y reafirmados con la calidez y la rotundidad que siempre se siente obervando tus pinturas, esculturas, cerámicas. Y además, Arcadi, amigo, pudimos gozar de la joya de la cerámica donde empezó todo el cambio del barro al arte en barro, enmarcado: “La cova”, de 1958, que ha venido desde el Reina Sofia para quedarse entre nosotros. Como tú querías: “Para estar allí, arrinconado, lo quiero aquí”.
¿Qué prisa tenías para marcharte sin darnos la oportunidad de ofrecerte alguna vez más nuestro afecto, la admiración que sentimos por tu persona, por tu obra, por tu insurrección cotidiana ? Tendrás que perdonarme, no subí a Bonalba, no me dio (no me diste) tiempo. Sé que no me lo tendrás en cuenta.
Te has ido con muchas cosas a medias. No has visto tu sala en el MUA, este montaje, “Relats de línies i fang”, la Fundació Arcadi Blasco en tu pueblo está en mantillas y hay que darle cuerpo, verdad, para que, como decidiste y acordaste con las instituciones, el ayuntamiento y la Universidad, finalmente, la sociedad conozca tu obra, que se sepa que eres el más grande artista que hemos conocido.
Ahora tenemos la obligación de acabar lo pendiente. Porque te lo debemos. Te lo deben. Tú no pedirías nada, nunca lo hiciste. Por eso hemos de cerrarlo los que seguimos aquí, tus hijos, tus amigos, tu pueblo.
Arcadi, amigo, buen viaje.

 (*) Este artículo ha sido publicado en el diario Información
Esta entrada fue publicada en Artículos Opinión, Artículos publicados en otros medios y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *