DOC. DE OPINON SOBRE SOTERRAMIENTO Y ESTACION INTERMODAL

Cuando en 2012 el AVE llegue a Alicante, la ciudad se sentirá feliz. Pero ese mismo día puede dar comienzo una nueva frustración. En efecto: aunque la cuestión se debate y estudia desde hace varios lustros, la llegada del AVE no va a venir acompañada por el soterramiento de las vías, pese a todas las promesas que se han efectuado. El único calificativo que merece la gestión de las tres administraciones implicadas es de chapuza intolerable. El que ahora, y luego, se dediquen a atribuirse mutuamente la responsabilidad del desaguisado no hace sino incrementar el malestar. Por la razón que sea, se han mostrado incapaces de hacer coincidir la puesta en funcionamiento de la nueva infraestructura ferroviaria con la construcción de una Estación intermodal definitiva y con un uso público adecuado de los terrenos liberados. Podemos, pues, encontrarnos con un escenario de desolación que se perpetúe por muchos años, con una herida abierta en el urbanismo alicantino que limite el crecimiento racional y sostenible. De esta manera, si bien se habrá avanzado en la conectividad de la ciudad, las ventajas urbanísticas y territoriales que se esperaban se aplazan sin un horizonte temporal conocido. En ningún otro lugar de España se ha producido una situación similar.

A ello contribuye la perversa lógica del pago de la obra pública a cargo, primordialmente, de plusvalías generadas con la propia actuación. Y si el proyecto original ya era de dudosa realización y suponía unos costes sociales evidentes, la actual crisis ha venido a desbaratar toda expectativa. El anuncio de la licitación de la redacción del proyecto de soterramiento no altera esta apreciación: no es el proyecto, lo importante, sino las posibilidades reales de ejecutarlo. En este momento las mismas administraciones disputan sobre las torres cuyas viviendas deberían pagar parte de las obras, y nada se sabe sobre quién construiría el centro comercial –en un momento en que otros proyectos anuncian un colapso de las perspectivas de negocio en este sector-. En todo caso es más que previsible que pasarán bastantes años antes de que la demanda de vivienda haga mínimamente rentable la inversión en los bloques previstos. Así pues, si hasta aquí ha sido imposible disponer de un calendario fiable para el soterramiento, a partir de ahora será mucho más difícil. Otra cosa es que ante la convocatoria de Elecciones Municipales, Autonómicas y Generales, escuchemos nuevas promesas que, en este marco de tristes realidades, cada vez merecerán menor crédito.

Es cierto que a lo largo de los años se generó un consenso ciudadano en torno a las virtudes del soterramiento, y hay que estar agradecido a la “Plataforma Renfe” por su ímprobo trabajo de sensibilización y promoción de la idea. Pero no es menos cierto que ese consenso, a día de hoy, se ha quedado sin bases sólidas sobre las que sustentarse. Aun reconociendo algunas ventajas a una Estación intermodal ubicada en el centro urbano, la realidad es que el desligamiento entre la ubicación definitiva de esa Estación y el soterramiento, las dificultades objetivas de financiación y algunas nuevas exigencias derivadas de una renovada apreciación sobre su función de articulación territorial, hacen que lo más racional sea volver a replantearse colectivamente la decisión sobre la ubicación de la Estación intermodal. O sea: es preciso edificar un nuevo consenso.

En este sentido la Plataforma de Iniciativas Ciudadanas considera que han aparecido elementos de reflexión muy importantes en los últimos meses, que deberían ser tomados en cuenta como imprescindibles puntos de partida para ese nuevo acuerdo colectivo. Así, sin duda, el documento sobre la materia difundido por la Plataforma Comarcal por la Movilidad Sostenible y los artículos publicados en el diario “Información” por José María Perea y Mario Gaviria, en ambos casos pronunciándose a favor del retranqueo de la Estación, con argumentos sólidos. No se trata, sin más, de aceptar o rechazar estas propuestas, ni de lamentar ocasiones pasadas y, por lo tanto, perdidas, sino de tomarlas en consideración en un marco más amplio, que no acepte acríticamente las formulaciones partidistas y que integre al mayor número posible de opiniones ciudadanas.

En todo caso, paradójicamente, la incapacidad de algunos para asegurar lo que se previó para 2012 abre una nueva oportunidad para mejorar lo que, a día de hoy, podemos calificar de manifiestamente insuficiente, ya que toda nueva propuesta debe, al menos, incluir:
-Posibilidad de abaratamiento de la inicial previsión presupuestaria, que permita que las actuaciones se realicen en el menor tiempo y renunciando, en todo lo posible, a la financiación mediante plusvalías, eliminando, en todo caso, el centro comercial y limitando el número de viviendas a favor de dotaciones públicas y zonas verdes en un gran parque.

-Preservación, rehabilitación y puesta en uso de los elementos existentes de valor histórico y patrimonial.
-Mejora en la función de articulación territorial y urbana de la Estación, no limitando la reflexión al parámetro de centralidad.

-Mejoras importantes para los barrios limítrofes y, en especial, la Florida, Ciudad de Asís y San Blas, usando los terrenos liberados.

La Plataforma de Iniciativas Ciudadanas se compromete a profundizar en el debate propuesto, con ideas propias y críticas, en colaboración con otros colectivos y técnicos, contribuyendo a impulsar, si fuera necesario, un foro ciudadano por la integración del ferrocarril, que de manera continuada contribuyera a consolidar un nuevo acuerdo en la ciudad, que nos evite la anunciada sensación de frustración. Igualmente llamamos a todos los colectivos y técnicos interesados a reflexionar sobre las propuestas y a sumarse a ese clima de buscar alternativas. Finalmente apelamos a instituciones y partidos políticos para que flexibilicen sus posiciones, para que hagan un ejercicio público de humildad y realismo y favorezcan soluciones en línea con lo indicado.

Firman, por la PLATAFORMA DE INICIATIVAS CIUDADANAS, Ramiro Muñoz, Armando Etayo, Ernest Blasco, Bernabé Sanchís, Ángeles Cáceres, Francisco Candela, Manuel Alcaraz, Rosana Arques, Miguel Ángel Pérez Oca, Araceli Pericás, Olga Fuentes, Ismael Vicedo, José Ramón Tojo, Reme Amat, Quico Consuegra, Rafael Bonet, Mario Serra, Isidoro Manteca

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *