La PIC concede a título póstumo el Premio Adrián López 2013 a Ramiro Muñoz y organiza unas jornadas en su memoria

Ramiro Muñoz en clase y junto a sus alumnos, uno de los escenarios que más amó

Ramiro Muñoz en clase y junto a sus alumnos, uno de los escenarios que más amó

La Plataforma de Iniciativas Ciudadanas de Alicante ha decidido otorgar a título póstumo su VI Premio Adrián López 2013 a Ramiro Muñoz Haedo como muestra de reconocimiento a su defensa de la educación pública y a su vasto compromiso social con la ciudad durante más de treinta años, desde que llegara a Alicante procedente de su ciudad natal, Zamora, hasta el mismo día de su fallecimiento ocurrido a finales del mes de diciembre último.

La PIC ha querido, además, enmarcar este reconocimiento con la organización de unas jornadas específicas que recojan precisamente el espíritu y los valores que Ramiro siempre defendió, en especial los referentes a la defensa de la educación pública como herramienta necesaria para lograr la encomienda constitucional de la igualdad de oportunidades. En el ámbito de estas actividades, que se llevarán a cabo el próximo mes de mayo y en el marco de las VII Jornadas de la Ciudad, tendrá lugar la entrega a su familia del galardón Adrián López 2013.

La biografía de Ramiro Muñoz y la ciudad de Alicante se funden en un prolífico abrazo que ha durado más de treinta años, desde su llegada a esta tierra junto a su familia allá por el año 1979, hasta su lamentable muerte, aunque su trayectoria vital ya venía marcada desde mucho antes por su lucha a favor de la democracia y la recuperación de los derechos y libertades ciudadanas en los años finales de la dictadura. En este ámbito se inscribe su militancia en el PCE de Euskadi, de cuyo Comité Central llegó a formar parte, así como su paso por la Facultad de Filosofía y Letras de la Complutense, en cuyas aulas se abrió paso su compromiso político.

Ya en Alicante y como es conocido de muchos, si por algo se  caracterizó desde siempre su persona y su quehacer fue por ser un gran defensor de la enseñanza pública, tanto en el ámbito de su trabajo como profesor y catedrático en los instituto de San Vicente y, últimamente, en el centro Bahía Babel, así como durante el tiempo que ejerció de profesor asociado de la Universidad de Alicante en el área de Historia Económica.

Pero al margen de su gran dedicación en el área académica, con toda seguridad una de sus grandes pasiones, ello no le hizo olvidar otros ámbitos políticos, sindicales, culturales y sociales de la ciudad en los que siempre estuvo dispuesto a ayudar y, de una u otra manera, colaborar para llevarlos adelante. Ahí se enmarca su imprescindible aportación a la puesta en marcha de la Federación de Enseñanza de CCOO de L´Alacantí de cuya organización fue precisamente representante en el Consejo Social de la UA.

Alejado de la militancia del Partido Comunista y, posteriormente, de IU, aunque no de las ideas de compromiso social, Ramiro fue desde su fundación uno de los principales eslabones y uno de los miembros más activos de la Plataforma de Iniciativas Ciudadanas creada hace ya más de siete años. Además, y como decíamos antes, supo mantener siempre viva la llama de un compromiso  firme con todas aquellas iniciativas que tuviesen por objetivo la mejora de Alicante. En este ámbito destacan, entre otras, su aportación al nacimiento de la revista Canelobre, su presencia en el Instituto Gil-Albert hasta 1996, o su colaboración con el Grupo Tossal, todo ello hecho y llevado a cabo siempre desde el convencimiento de que una sociedad mejor solo es posible desde el compromiso, hechos todos éstos que la PIC ha querido reconocerle a título póstumo con la entrega de este VI Premio Adrián López.

Esta entrada fue publicada en Premio Adrián López y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *