La PIC hace entrega del XI Premio Adrián Lopez a Alfonso Arenas por su “compromiso social y ético” en la defensa del medio ambiente y de los más desfavorecidos

El presidente de la PIC,Manuel Marco, entrega el galardón del XI Premio Adrián López a Alfonso Arenas

El presidente de la PIC, Manuel Marco, entrega el galardón del XI Premio Adrián López a Alfonso Arenas

La Plataforma de Iniciativas Ciudadanas entregó en la noche del pasado 2o de diciembre el XI Premio Adrián López a Alfonso Arenas Ferriz en un acto que tuvo lugar en la Sede de la UA en Alicante y que contó la participación del presidente de la PIC, Manuel Marco, de la vicepresidenta de Solidaridad Internacional-PV, María José Adsuar, y del periodista y miembro de la plataforma ciudadana José María Perea. Todos ellos glosaron ampliamente la trayectoria del galordanado, especialmente en su vertiente humanista y defensor del medio ambiente. Al acto asistieron numerosos amigos y compañeros del galardonado. A continuación reproducimos la intervención de José María Perea, donde se resume en buena medida lo expuesto por el resto de los intervinientes. 

Bona nit, buenas noches… me corresponde, en nombre de la PIC, intervenir para explicar las razones que nos han movido en este año 2018 para otorgar el Premio “Adrián López”, en su undécima edición, a Alfonso Arenas Ferriz, compañero y sin embargo amigo que es mucho decir en los tiempos que sufrimos en el PSOE de la ciudad de Alicante desde hace demasiados años.

El premio Adrián López pretende ser un reconocimiento de la PIC a personas o entidades de la propia ciudad de Alicante que a lo largo de su trabajo y/o trayectoria personal, profesional o colectiva han destacado por su compromiso social y ético en la defensa de los valores de ciudadanía y en la mejora de los derechos y las condiciones de vida de los colectivos más olvidados o desfavorecidos en la línea como lo entendía el propio Adrián López que da nombre a este premio.

Adrián López fue muchas cosas. Tantas, que configuran un paisaje humano imposible de describir en pocas palabras. Escritor, periodista, guionista… son algunas de las facetas en las que mostró su desbordante vida, su compromiso ciudadano, su inquebrantable esperanza en que el mundo es esa realidad de la que podemos reírnos porque, aunque repleto de estúpidos, puede cambiarse, puede ser mejorado, según ideales ilustrados de cultura, civismo y progreso. Adrián, también fue uno de los fundadores de la Plataforma de Iniciativas Ciudadanas y, hasta el final de su vida, continuó apoyándola y trabajando en ella, con su habitual generosidad y sentido del humor. Por todo ello la Plataforma de Iniciativas Ciudadanas decidió en 2008 convocar en su homenaje y memoria un Premio que llevara su nombre y que ha sido concedido en anteriores ediciones a Ángeles Cáceres, Emilia Caballero, José María Perea, los sindicatos UGT y Comisiones Obreras, Francisco (Paco) Moreno Sáez, Ramiro Muñoz (en 2013, in memoriam, a uno de los fundadores de la PIC y el mejor de entre nosotros), Plataforma Feminista de Alicante, Enrique Pérez Penedo (Enrique en sus chistes-editoriales), AFEMA (la Asociación de Familiares de Enfermos Mentales de Alicante) y la Plataforma contra la Pobreza y la Exclusión Social en Alicante, en la anterior edición.

Imagen del acto de entrega del XI Premio Adrián López de la PIC a Alfonso Arenas

Imagen del acto de entrega del XI Premio Adrián López de la PIC a Alfonso Arenas

En esta ocasión, la Plataforma de Iniciativas Ciudadanas ha tenido en cuenta de forma muy especial para otorgar este reconocimiento en su XI edición la amplia trayectoria humanista del galardonado, de forma complementaria a su faceta más conocida de político en activo durante un largo periodo de tiempo. Las razones y consideraciones que han movido a la PIC a hacer públicamente este reconocimiento tienen que ver con el empeño y decisión de Alfonso Arenas a lo largo de su vida en la defensa de causas medioambientales y humanitarias que hoy día están engarzadas y son centrales en la agenda política de las instituciones, de las ONG y de los colectivos ciudadanos, pero que hace veinte o treinta años no lo eran tanto, por lo que cabría hablar de Alfonso Arenas como un pionero en algunas de estas facetas. En este sentido se ha considerado esta labor como una acción complementaria de la trayectoria profesional y política más conocida públicamente del galardonado y que abarca desde sus comienzos como abogado laboralista a los numerosos cargos políticos que ha ostentado durante cerca de treinta años, tanto como concejal, diputado y senador dentro de la órbita del PSPV-PSOE.

A él se le debe en parte la declaración de la Reserva Marina en la Isla de Tabarca en 1995 que ha permitido la preservación de su ecosistema marino, así como la lucha constante y desde diferentes ámbitos en la defensa de los humedales de la Comunidad Valenciana, sin olvidar su constante empeño y colaboración en el impulso y defensa de numerosas iniciativas a favor de la inclusión social y contra la pobreza en nuestra ciudad, Alicante. Alfonso Arenas, hoy jubilado, sigue batallando en muchos de estos frentes a día de hoy.

Alfonso Arenas nació en Villena el 2 de abril de 1947. Estudió bachillerato en el colegio de los Jesuitas en la ciudad de Alicante y se licenció en Derecho en la Universidad de Valencia, especializándose en derecho laboral y fiscal. En aquellos años estudiantiles formó parte del clandestino Sindicato Democrático de Estudiantes de la Universidad de Valencia.

Entre 1970 y 1985 empezó a trabajar como abogado laboralista y como asesor legal en la entonces Caja de Ahorros de Alicante y Murcia, militando desde mediados de los años setenta en el PSOE y UGT. En esos años le conocí ya que el despacho laboralista de Antonio García Miralles estaba en la calle Pascual Pérez, casi esquina con la calle Navas, donde se ubicaba la Redacción de la edición alicantina de “La Verdad”. Tal era la proximidad que en abril de 1974 la Brigada Político-Social de la policía franquista nos unió. La madrugada del 23 de abril aquella policía política detuvo a más de una veintena de militantes y dirigentes provinciales del clandestino Partido Comunista de España (PCE), entre los que me encontraba. También detuvo a Alfonso Arenas que en una de sus agendas tenía una cita con “Perea”. La policía supuso que eran conmigo pero era con un trabajador de una empresa de las Carolinas, creo recordar, “Cristales Perea”, por lo que aclarada la confusión Alfonso Arenas no fue incluido en el auto de procesamiento del Tribunal de Orden Público al que fuimos el resto de detenidos aquellos días.

Imagen del acto de entrega del XI Premio Adrián López de la PIC a Alfonso Arenas

Imagen del acto de entrega del XI Premio Adrián López de la PIC a Alfonso Arenas

En 1977 Alfonso Arenas fue elegido Secretario de Relaciones Sindicales y Laborales del PSPV-PSOE, y en las elecciones municipales de 1979 fue elegido concejal del Ayuntamiento de Alicante en la lista del PSPV-PSOE que encabezaba José Luis Lassaletta, compañero suyo en la Caja y en el trabajo sindical de UGT en la misma. Desde el primer momento ostentó una de las tenencias de Alcaldía dedicada al Urbanismo. Reelegido en 1983 y 1987, fue portavoz municipal socialista en el segundo de los mandatos marcado sobre todo por la aprobación del nuevo Plan General de la ciudad, que aprobado en 1986 es el que sigue vigente y donde se marcaron las primeras orientaciones medioambientales y de protección de espacios, así como la primera visión supramunicipal del territorio. Alfonso Arenas fue en esos años Presidente del Patronato Municipal de la Vivienda y de la Mancomunidad de L’Alacantí. La creación de la Reserva Marina de Tabarca marcó un hito al ser la primera en España que mereció el reconocimiento internacional de la entonces Comunidad Económica Europea (CEE). Fueron también esos años cuando Alfonso Arenas impulsó las primeras operaciones municipales de cooperación internacional, unas veces directamente (el caso de la ciudad nicaragüense de León) y otras apoyando iniciativas de Organizaciones No Gubernamentales locales. Juntos participamos en Grenoble, representando a la ciudad y el Ayuntamiento de Alicante, en la Asamblea Mundial de Ciudades Unidas en donde se fijó la cooperación internacional al desarrollo como el nuevo papel del movimiento internacional del hermanamiento entre ciudades, hoy tan desdibujado entre nosotros.

Imagen del acto de entrega del XI Premio Adrián López de la PIC a Alfonso Arenas

Imagen del acto de entrega del XI Premio Adrián López de la PIC a Alfonso Arenas

En noviembre de 1988 dejó la concejalía al ser designado por las Cortes Valencianas como senador autonómico. En la Cámara Alta fue vicepresidente primero de la Comisión de Presupuestos y portavoz de la Comisión Especial de Encuesta e Investigación de los problemas derivados del uso del automóvil y la seguridad vial. Ene 1991 y 1995 fue elegido diputado en las Cortes Valencianas en las listas del PSPV-PSOE por la circunscripción de Alicante, interviniendo en la defensa de un catálogo de las zonas húmedas o en los problemas derivados del uso y tratamiento de los residuos industriales. Entre 1995 y 2000 fue miembro del Comité Federal del PSOE, el máximo órgano entre congresos.

Pertenece a varias asociaciones ecologistas, como Greenpeace y el Grupo de Estudios Sociales y Medioambientales. En 2001 fue elegido presidente de la asociación “Amigos de Tabarca” y presidente de la Asociación Solidaridad Internacional del País Valenciano así como vocal de la Coordinadora Valenciana de ONGs en representación de las organizaciones no gubernamentales de la provincia. En esa labor solidaria continúa, participando también desde 2007, cuando se jubiló en la entonces CAM, en la Plataforma Valenciana contra la Pobreza. Siempre ha destacado el papel central, imprescindible, del voluntariado en estas tareas solidarias.

Imagen del acto de entrega del XI Premio Adrián López de la PIC a Alfonso Arenas

Imagen del acto de entrega del XI Premio Adrián López de la PIC a Alfonso Arenas

No es casual, querido Alfonso, que tres miembros de la primera corporación municipal democrática estemos presentes en este acto. Tu, que saliste elegido en abril de 1979 en aquel gobierno que tanta ilusión, esperanza y alegría supuso, y dos ex-presidentes de la PIC, la Plataforma que hoy te premia con el “Adrián López”: el fundador y primer presidente de la PIC, el hoy conveler Manuel Alcaraz, y quien te habla, que le sucedió a finales de 2012.

La PIC nació como respuesta cívica y ciudadana contra el Plan Rabassa, que tanto se oponía a la visión de Alicante y su crecimiento previsto por el Plan General que tu impulsaste. Fue una lucha de David contra Goliat que se ganó en la opinión pública y en los Tribunales. Y cuya experiencia es estudiada como “ejemplo de la resistencia desde la sociedad civil frente a la destrucción del territorio, la especulación inmobiliaria y la corrupción ligada al ladrillo”, según han dejado escrito José Manuel Naredo y Antonio Montiel en la obra “El modelo inmobiliario español y su culminación en el caso valenciano”, un análisis desde mediados del franquismo hasta el estallido de la crisis posterior al otoño de 2008, cuyas consecuencias todavía sufren miles de nuestros conciudadanos, que han visto recortados sus derechos laborales, económicos y sociales y, lo que es peor, ha empobrecido nuestro sistema democrático hasta llevarlos en ocasiones al desprestigio del que se aprovechan quienes nunca tuvieran la democracia y la convivencia como modelo.

En este momento, aunque la PIC sea una organización modesta, corta en efectivos humanos y medios materiales, creemos necesario continuar existiendo porque nuestro papel en la ciudad puede seguir siendo necesario. Hemos abierto un periodo de reflexión sobre el futuro de la ciudad -de lo que es ejemplo el Aula de la Ciudad que llevan dos de nuestros miembros, Jorge Olcina y José Ramón Navarro Vera, con quien tantas cosas has compartido en estos últimos treinta años- y sobre nuestro futuro como PIC, que no puede ser otro que el de sumar esfuerzos a colectivos que ya recibieron en su día este premio “Adrián López” y al que esperamos, confiamos, te encuentres tu como activista, como jubilado hiperactivo, gremio que ya tantos compartimos, y las organizaciones de solidaridad en las que tanto te has destacado. Gracias, Alfonso, y enhorabuena por este justo reconocimiento.

 

 

Esta entrada fue publicada en Actividades, Premio Adrián López, Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *