VII Jornadas de la Ciudad: con mucha más y mejor educación

El homenaje a Ramiro Muñoz se abrió con el debate sobre el futuro de la enseñanza pública

Isidoro Manteca (i), junto a Ismael Vicedo, José Antonio Perelló y Vicente Díaz durante el debate sobre la enseñanza pública, primer acto del homenaje a Ramiro Muñoz

La Ley Orgánica de la Mejora y la Calidad Educativa (LOMCE) que impulsa el ministro José Ignacio Wert y tal y como está redactada actualmente no tiene recorrido legislativo (Vicente Díaz); detrás de las cifras de fracaso escolar existe también una cuestión ideológica que intenta mancillar la educación pública en España (Paco García);  la LOMCE supone un ataque frontal a la igualdad de oportunidades (Ismael Vicedo) y la mejora de la educación necesita de una alianza entre padres, alumnos y profesores (José Antonio Perelló), fueron algunas de la ideas más relevantes que se pusieron de manifiesto en la mesa redonda monográfica sobre La educación pública en Alicante.

Con este debate se abría la trilogía de actos en homenaje a Ramiro Muñoz organizada conjuntamente por la Plataforma de Iniciativas Ciudadanas (PIC) y CCOO y que tuvo lugar anoche en el salón de actos del propio sindicato moderado por Isidoro Manteca, quien, en varias de sus intervenciones, tuvo sentidas palabras para el homenajeado y rememoró la figura del “amigo y del defensor de la enseñanza” pública que fue en vida el propio Ramiro Muñoz.

El fracaso escolar no es una broma

El inspector de Educación Vicente Díaz mostró durante su intervención un convencimiento personal de que la LOMCE tal y como está redactada ahora mismo no saldrá adelante. Según Diaz, parece evidente que esta norma no cuenta siquiera con el apoyo de casi ningún sector educativo del país, incluidos aquí algunos ámbitos próximos al partido en el Gobierno. Pese a ello, apostó claramente por un cambio.

Apoyándose en la frase de Albert Einstein que dice que “Sólo los tontos y los necios esperan obtener resultados distintos haciendo las mismas cosas”, Díaz reconoció que hay un problema grave y defendió la necesidad de llevar a cabo una intervención profunda en el sistema educativo que mejore los resultados, eso si, realizada sin apriorismos y cuyos ejes fundamentales deberían partir por ofrecer una alternativa a la propia LOMCE:  “Las leyes no son el problema”, dijo Díaz, “pero las leyes solas no son tampoco la solución”. Para este inspector, que ha tenido y tiene aún a lo largo de su trayectoria profesional, importantes responsabilidades en este área, la solución “debe venir de la política” y en este punto no se trataría solo de decir no a la LOMCE “sino de ofrecer una alternativa”.

Entre los puntos centrales citados por él de esta alternativa deberían figurar, al menos, “una austeridad inteligente” que supone no recortar por recortar; un nuevo modelo de selección y formación del profesorado en la línea de lo que ya se realiza en España con los médicos que posibilitase que lleguen los mejores; la supresión de las oposiciones, un sistema arcaico;  y una cuarta pata que pasaría porque la administración asumiese la titulación y el control de los centros educativos para “apoyar y exigir resultados”. Díaz se mostró convencido de que solo así sería posible avanzar en la línea de la mejora educativa “porque hablar de nuestra educación y del fracaso no es una broma, es algo que tiene que ver con nuestro futuro”.

Cuestionando el informe PISA

El secretario general de la Enseñanza de CCOO de l´Alacanti-Les Marines, Paco García, ofreció una amplia panoplia de datos que trataban de demostrar que no estamos tan mal como nos quieren hacer ver. A juicio de García detrás de todos estos datos hay un intento premeditado de estigmatizar la enseñanza en España con objetivos nada claros. “El mensaje alarmista de los supuestos malos resultados es una estrategia claramente ideológica”, afirmó García. Este cuestionó, incluso, la supuesta bondad y ecuanimidad de los famosos informes PISA de la OCDE que tan malos resultados vienen deparando a España por el sesgo liberal de los mismos y porque no tienen en cuenta “el punto de partida” de un país donde la educación y la sanidad públicas venían padecer cuarenta años de oscurantismo.

Paco Garcia aportó datos que confirman que en contra de lo que se tiende a pensar la tasa de abandono escolar no ha dejado de bajar en España en todo el periodo democrático. Pese a ello, reconoció que el problema es desigual, hasta el punto de que persisten claras diferencias norte-sur, llegando éstas a ser de  20 puntos de abandono escolar entre la Comunidad Valencia que roza el 40% y algunas comunidades del norte peninsular “con tasas equiparables a los mejores países europeos”.

Los cuatro integrantes de la mesa de debate de la enseñanza pública junto al moderador del acto Isidoro Manteca (i)

Los cuatro integrantes de la mesa de debate de la enseñanza pública junto al moderador del acto Isidoro Manteca (i)

Esto último demostraría, a juicio del propio García, que “la Ley no es el problema, al menos no el único problema” y que hay cuestiones territoriales, de desempleo, de desigualdad social que tienen una gran incidencia en los índices finales de fracaso escolar que refleja el citado informe y que deberían tenerse en cuenta. Este dirigente sindical abogó finalmente por un nuevo pacto educativo en el que la respuesta ciudadana en la calle sería, en estos momentos, “la única vía para forzarlo”.

 Una corrección de la desigualdad

Ismael Vicedo, de la Plataforma en Defensa de la Enseñanza Pública, hizo una intervención con un mayor contenido “ideológico” y en la que enseñanza pública debería servir como corrector de las desigualdades sociales evidentes. Esta sería, a su juicio, una de las fortalezas que pretende vaciar de contenido la legislación que impulsa el ministro José Ignacio Wert y cuyo eje central pasaría por procurar un marco en el que estudiar pasaría a ser  “sinónimo de tener medios económicos para ello”. “(La LOMCE) supone un ataque brutal e ideológico a la educación siguiendo a las comunidades de Valencia y Madrid”, afirmó Vicedo.

Por su parte el director del instituto Bahía de Babel, José Antonio Perelló, apostó como medicina para mejorar los resultados por la triple alianza de “padres, profesores y alumnos” para superar las graves carencias de la enseñanza, en parte consecuencia de un cambio continuo del marco legislativo. “A pesar de lo cual –señaló Perelló- los alumnos siguen aprendiendo”.

Tras esta mesa redonda de ayer lunes, para hoy martes, en el mismo lugar y hora (20:15) está prevista la conferencia del exsecretario de CCOO Antonio Gutiérrez sobre el tema La desigualdad en el origen de la crisis del capitalismo. Este homenaje al “profesor y al amigo” se cierra mañana miércoles 15 con la entrega a título póstumo del VI Premio Adrián López al propio Ramiro Muñoz y que contará con la intervención pública de algunas de las persona que más le conocieron en vida. En el transcurso del mismo se estrenara un documental sobre él  realizado por Carmen López Carreño, David Rodríguez y Óscar Guillén.

Esta entrada fue publicada en Actividades, VII Jornadas de la Ciudad 2013 y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *